miércoles, 14 de noviembre de 2012

Los ladrones se fugaron con la caja de caudales a cuestas

Un robo curioso en la villa de Corcubión.




Al guardia civil Paulino García se le debió quedar la cara a cuadros cuando se dirigía a la oficina de Correos de Corcubión  a depositar una carta. Fue testigo directo de cómo a plena luz del día,  tres individuos salían del edificio  cargando con la caja de caudales.

Logró movilizar a varios compañeros del cuartal de la villa de San Marcos que montaron un operativo de búsqueda. Lograron seguir la pista de los delincuentes, e incluso se cruzxaron con uno de ellos, que escapaba en dirección contraria diciendo: “Los de la caja van por allí”. Lo siguieron a disparos.

Los otros dos desaparecieron refugiados en un monte cercano. La caja de caudales apareció cera de la iglesia. Faltaban 2.000 pesetas, que solo representaba una parte del botín. Según la prensa de le época la “precipitación” impidió un premio mayor.

Era detenido Juan Morado, que inculpada con nombre y apellidos a otro de sus socios en esta misión. “El Heraldo de Madrid” definía esta actuación de la Benemérita como un “golpe audaz” . Sucedía en marzo de 1932.

Síguenos en Twitter @cronicasnerias
FOTO Corcubión.info




No hay comentarios:

Publicar un comentario